Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Documentos Zoos y acuarios DELFINARIOS: FALSAS SONRISAS   

DELFINARIOS: FALSAS SONRISAS   

Por Luis Gilpérez Fraile

Sus dos gráciles cuerpos se deslizan con rapidez por las aguas esmeraldas del acuario, presionan con el morro trompetero las teclas de la máquina expendedora, recogen al vuelo las latas de vivos colores,  y  se las ofrecen con una deliciosa sonrisa a la pareja de bronceados  jóvenes...

Así era, en pocas palabras, el desarrollo de un conocido "spot" televisivo, en el que una popular marca de bebidas refrescantes utilizaba a unos delfines para promocionarse. El resultado es un "spot" amable, agradable, e incluso podríamos decir que ecológico, y sin duda realizado con la mejor intención. Gran parte de su éxito corría a cargo de un par de delfines "nariz de botella", que con su siempreviva sonrisa comunican sensación de alegría  y bienestar. Centenares de congéneres suyos son utilizados en parques de atracciones acuáticas, componiendo espectáculos vistosos y  entretenidos para pequeños y mayores.  Sus saltos y piruetas, pero sobre todo, la inteligencia que muestran para cumplir las indicaciones de sus cuidadores, hacen las delicias de los espectadores. Y siempre con su amplia sonrisa  transmitiendo bienestar. Una falsa sonrisa que puede poner en peligro la supervivencia de la especie...

Los delfines de la especie denominada "nariz de botella" (Trursiops truncatus) son los preferidos para esta clase de espectáculos, precisamente porque las líneas curvadas de su boca les confiere una sonrisa constante. Cualquier observador no informado podría deducir que gozan de una envidiable salud física y psíquica incluso en sus confinamientos de los grandes parques acuáticos.

Nada más lejos de la realidad. La vida media de los delfines en libertad ronda los 40 años.  En cautividad, no excede de 7 u 8 años, y ello a pesar de recibir periódicamente tratamientos de antibióticos, fungicidas, hormonas y vitaminas.  Sin dichos tratamientos, apenas podrían sobrevivir unos pocos días cuando son confinados en los estanques artificiales.

Otros cetáceos que se utilizan con los mismos fines, como las orcas, pueden vivir en libertad unos 80 años, y en cautiverio apenas llegan a  los 10.  Algo normal por otra parte, pues todos los animales que nacen con vocación de libertad, con necesidad de contar con grandes espacios abiertos para vivir, sufren profundas alteraciones al ser "encarcelados". Esa es también la causa de la gran mortandad que se produce en las granjas peleteras.

Pero el problema de los delfines no acaba aquí: varias grandes compañías se dedican a su captura para surtir a acuarios y parques acuáticos. Los métodos utilizados no son especialmente delicados: se calcula que el 50% de los animales mueren durante la captura, incluidas hembras preñadas y crías.  Otro porcentaje muere durante el traslado, inmovilizados  en camillas con correas donde deben ser sedados para calmarlos. Y finalmente, otro porcentaje indeterminado muere durante los primeros días al no conseguir superar la depresión que les provoca el cautiverio. En definitiva, por cada delfín que evoluciona en un parque de atracciones, otros dos habrán muerto trágicamente. No se tienen datos fiables de las capturas realizadas  -las  compañías, que sólo en Estados Unidos mueven anualmente unos tres billones de pesetas, se guardan mucho de facilitarlos-  pero se estima que más de 30.000 cetáceos fueron capturados con estos fines en los últimos años.

Cuando se ha hecho algún seguimiento, los datos han sido aterradores: en un sólo centro entraron 64 ejemplares durante trece años.  Ninguno supervivió más de dos años al cautiverio.  En una noche murieron varias orcas cuando se heló el agua del estanque.

Algunos países han comenzado a promulgar leyes para detener la masacre. Estados Unidos ha fijado ciertas normas para los estanques de los  parques acuáticos.  A pesar de ser normas muy timoratas  -se permite  hasta seis delfines en una piscina de 89 metros cuadrados y 1'80 de profundidad-  varios parques han sido cerrados por no cumplirlas.

La Comunidad Europea ha incluido a los delfines "nariz de botella" como especie protegida, y sólo se permite su captura para fines científicos o educativos (aunque hay que señalar que entre los fines científicos puede encontrarse el uso militar de delfines "camicaces" para llevar cargas explosivas contra barcos de superficie, y que con el pretexto de la educación se siguen capturando delfines para parques de diversiones).

La esperanza para la supervivencia de estos inteligentes animales queda, por tanto, y como siempre, en manos de nuestra conciencia.  Cuando  te sientas tentado a acudir a un espectáculo de delfines amaestrados, o lo presencies en un programa de televisión, piensa en si el hombre  tiene derecho a utilizar el sufrimiento animal para su diversión.

(este artículo se publicó en el número 47 de la revista PREGÓN)

Esta obra está bajo una licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

ASANDA Facebook
ASANDA Facebook
Conferencia veterinaria
Aquí puedes ver vídeos y texto de la Conferencia ofrecida en Cáceres por Jose Enrique Zaldívar y Miguel Ibáñez el 19/04/2012.
Profesorado Animalista

Profesorado Animalista
Si eres profesor y quieres educar a los alumnos en el respeto a los animales,
por favor lee esto

SOS Veneno

SOS Veneno

Bandera

Bandera española antitaurina

Paseador de perros

Paseador de perros
paseadordeperros.com
Encuentra al paseador de perros de tu localidad. Trabaja como paseador de perros. Profesionales que se dedican a: pasear perros, llevar al veterinario o peluquería, cuidarlos el fin de semana....