Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio / Noticias / Agricultores y ecologistas enfrentados por los topillos

La mano de obra la ponemos gratis pero los materiales tenemos que pagarlos. Necesitamos tu colaboración económica para poder seguir actuando

Boletines de novedades de ASANDA

Bienvenidos a la web de ASANDA
Destacados

Legislación animales

 

Protectoras andaluzas

Reclama daños

Reclamar daños

STOP Spam Animalista

STOP Spam animalista

NO Cazadores

No Cazadores

Salvapantallas

Salvapantallas

Agradecimientos

Plataforma Animalista Mundial

Fundación Utopía Verde

Más información

Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
 

Agricultores y ecologistas enfrentados por los topillos

archivado en:

Los científicos sostienen que la plaga responde a un proceso cíclico
Este año las zonas agrícolas de Castilla y León están sufriendo una plaga de topillos que está provocando importantes daños en los cultivos y cuantiosas pérdidas económicas. Sobre el origen del fenómeno hay explicaciones diversas. Sin embargo, la principal controversia está en las soluciones para controlar el problema, que han enfrentado a agricultores y ecologistas.

Las primeras alarmas sobre la plaga comenzaron hace aproximadamente un año y fueron acalladas por considerar que el invierno mermaría su población. Sin embargo, al contrario de lo esperado, la especie proliferó gracias a su extraordinaria capacidad de reproducción. De la comarca de Tierra de Campos se extendió hacia otras zonas colindantes en Zamora y Palencia. Según afirma el presidente regional de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), Donaciano Dujo, en la actualidad el topillo ha colonizado un área de más de un millón de hectáreas en las que se ha calculado una densidad de unos 1.500 ejemplares por hectárea en los momentos cumbres de la invasión.

Las leguminosas, la alfalfa y el cereal fueron los primeros cultivos afectados. A principios del verano los topillos habían arrasado más de 400.000 hectáreas de cereal en unos 200 pueblos de Castilla y León. Pero posteriormente la plaga se extendió a zonas de regadío. De esta forma, se han visto afectados cultivos de patata, maíz, remolacha, forrajes y viña. “El topillo se come toda la planta, la semilla y, en el caso del viñedo, puede destruir hasta la cepa, con graves consecuencias en las cosechas futuras”, alerta Donaciano Dujo. Efecto de los daños agrícolas son las pérdidas económicas, que el presidente regional de ASAJA estima entre 30 y 40 millones de euros, centrándose principalmente en cultivos de regadío, donde los costes hacen multiplicar la pérdida por 10.

Causas de la plaga

A lo largo de estos meses se ha especulado mucho sobre las causas de la plaga e incluso desde el ámbito agrario se ha llegado a decir que habían sido los ecologistas quienes habían introducido ejemplares para dar alimento a las aves rapaces de la zona. Sin embargo, voces científicas dan otras explicaciones más consistentes sobre la evolución de la especie en España. El científico del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), Javier Viñuela, explica que el topillo es una especie originaria de las praderas húmedas del centro de Europa que está en la península Ibérica desde hace más de 10.000 años pero que ha ido colonizando hábitats nuevos. Su ecosistema inicial estaba en las zonas montañosas pero se desplazó a través de los valles hasta ser detectado en la Meseta Norte hacia los años 70. “En el pasado, el ambiente seco de los veranos de Castilla y León no le favorecía, pero en la actualidad los cambios de los usos del suelo, la concentración parcelaria y la extensión del cultivo de regadío con la creación de cunetas crean un hábitat idóneo para la especie”, añade Javier Viñuela. Además de estos factores favorables, el mundo científico defiende una hipótesis para explicar el crecimiento desmesurado de la especie en este año. A falta de datos exhaustivos, los expertos tienen pruebas de que el topillo experimenta explosiones demográficas cíclicas aproximadamente cada cuatro años desde la década de los 80, cuando se produjeron las primeras plagas. Estos fenómenos están relacionados con condiciones climáticas como la de este año, con un invierno bastante cálido.

La polémica del veneno

Precisamente fue la solución planteada por la Junta de Castilla y León el pasado mes de marzo la que desató la confrontación entre el colectivo agrícola y el ecologista. Las autoridades, instadas por las organizaciones agrarias, iniciaron un tratamiento consistente en la administración de un veneno para eliminar a los topillos. Se trataba de la clorofacinona, un anticoagulante que se aplicó en unas 17.000 hectáreas a modo de prueba. Pero la Junta tuvo que paralizar este plan de choque debido a las denuncias de las asociaciones conservacionistas. Esta acción levantó la oposición de los agricultores, quienes ahora acusan a los ecologistas de obstaculizar la solución y provocar que la plaga se haya extendido e intensificado. Durante este verano, las autoridades autonómicas han permitido de nuevo la aplicación del veneno y las quemas controladas de rastrojos como método complementario, desoyendo las alertas de los ecologistas.

La plataforma conservacionista que han constituido en la zona SEO/BirdLife, WWF/Adena, Fundación Global Nature y Ecologistas en Acción, entre otras, considera que el uso masivo de veneno es una actividad ilegal, puesto que se trata de un método no selectivo que tiene un enorme impacto sobre el medio ambiente, además de un riesgo evidente para la salud humana. Estos grupos, que solicitaron al SEPRONA un seguimiento exhaustivo del caso que ofreciera pruebas, critican la forma indiscriminada y poco rigurosa con la que se ha administrado el veneno y aseguran que el este ha causado la muerte de miles de ejemplares de fauna silvestre, entre liebres, palomas bravías, ánades reales, gaviotas, calandrias y un largo etcétera de aves granívoras. Entre estas especies podrían estar algunas rapaces depredadoras del topillo, lo que impediría un método natural de control de la población.

El portavoz de la plataforma, Fernando Jubete, incide en que no se han hecho valoraciones suficientes del riesgo sobre el cultivo y la alimentación. “El agua de riego puede contaminarse y algunos cultivos pueden absorber las sustancias tóxicas con gran peligro para las especies que se alimentan de ellos o de las especies afectadas”, afirma Jubete. Este alerta de que el veneno podría llegar incluso al ser humano a través de la cadena alimenticia.

A la polémica del veneno se une la de la turalemia, una enfermedad bacteriana que se asocia al topillo. Mientras los agricultores aseguran que hay una relación directa entre la plaga y el aumento de contagios en personas, los científicos y, con ellos, los ecologistas, sostienen que no hay pruebas suficientes para constatar esta relación. Independientemente de este factor, y ante los riesgos de las soluciones artificiales, los ecologistas recuerdan que se trata de un proceso normal que ya está decayendo por causas naturales y sobre el que no caben reacciones alarmistas y sí soluciones ecológicas.

ASANDA Facebook
ASANDA Facebook
Conferencia veterinaria
Aquí puedes ver vídeos y texto de la Conferencia ofrecida en Cáceres por Jose Enrique Zaldívar y Miguel Ibáñez el 19/04/2012.
Profesorado Animalista

Profesorado Animalista
Si eres profesor y quieres educar a los alumnos en el respeto a los animales,
por favor lee esto

SOS Veneno

SOS Veneno

Bandera

Bandera española antitaurina

Paseador de perros

Paseador de perros
paseadordeperros.com
Encuentra al paseador de perros de tu localidad. Trabaja como paseador de perros. Profesionales que se dedican a: pasear perros, llevar al veterinario o peluquería, cuidarlos el fin de semana....