Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio / Noticias / Extremadura exporta gallos de pelea.

La mano de obra la ponemos gratis pero los materiales tenemos que pagarlos. Necesitamos tu colaboración económica para poder seguir actuando

Boletines de novedades de ASANDA

Bienvenidos a la web de ASANDA
Destacados

Legislación animales

 

Protectoras andaluzas

Reclama daños

Reclamar daños

STOP Spam Animalista

STOP Spam animalista

NO Cazadores

No Cazadores

Salvapantallas

Salvapantallas

Agradecimientos

Plataforma Animalista Mundial

Fundación Utopía Verde

Más información

Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
 

Extremadura exporta gallos de pelea.

Las peleas de gallos fueron un acontecimiento social y hasta casi caritativo -se organizaban como gran reclamo para recaudar fondos para los pobres- en la historia de España y de Extremadura hasta bien entrada la década de 1990, pero ahora están prohibidas en toda España menos en Andalucía y Canarias. En cambio, en Filipinas, excolonia española, son el deporte nacional. En Francia también tienen bastante aceptación y su actividad genera mucho dinero legal -como exportación de ganado- y seguimiento de público en América Latina. España es el gran exportador.
Hoy.es, 8 DE ABRIL 2012
Juan Luis Recio, de 49 años, llega a la cita enfundado en su traje de pintor y con restos de pintura, numerosos puntitos blancos, esparcidos a modo de pecas por su cara y sus manos. Ángel Martín, de 32 años, acaba de hacer un paréntesis en su negocio textil (mayorista de ropa) y se suma a la conversación. Falta Cándido, maestro de profesión, que no ha podido venir por estar dando clase. Los tres viven en Puebla de la Calzada, en el corazón de las Vegas Bajas del Guadiana, y los tres son tipos normales, con profesiones normales. Esa 'aburrida' cotidaneidad quizás pueda sorprender a más de uno. ¿Por qué? Porque son criadores de gallos de pelea, un animal sobre el que cuelga un estereotipo moderno que lo vincula al mundo de los bajos fondos, de la delincuencia y de gente, para qué engañarnos, poco respetable que se lucra con apuestas ilegales.
 
En el caso andaluz, la normativa de 2003 concede soporte legal a la riña de gallos siempre que se cumplan dos condiciones: que su objetivo sea la mejora de la raza y su exportación, y que se realicen en criaderos autorizados con la única asistencia de sus socios.
Panorama
La ley extremeña contra el maltrato animal de 2002 las ilegalizó y considera las peleas infracciones muy graves susceptibles de una multa que oscila entre los 1.501 y los 15.025 euros. En todo caso, hay que recordar que están prohibidas las peleas pero no la crianza de gallos de pelea, animales muy flexibles, de mucha agilidad, que, los más grandes, no llegan a los dos kilos de peso.
A medio camino entre una pasión lúdica más, un entretenimiento y una actividad ganadera y, por tanto, legalmente lucrativa, los gallistas, como gustan llamarse, asumen su hobby o su oficio, según se trate, con ganas de reivindicarse ante una sociedad que posiblemente los mira con más recelo que comprensión.
«Somos ganaderos, criadores, con nuestras guías veterinarias como las de cualquier otro ganadero. Con los gallos plenamente identificados, con sus placas en las que aparece el número del criador y la fecha de nacimiento del ave. No somos delincuentes. Estamos hartos de etiquetas y de que nos etiqueten», clama Martín, quien bebió su amor por los gallos de pelea desde pequeño en su Córdoba natal y se lo ha transmitido a sus hijos.
Es su primer y directo mensaje a la hora de hablar de un subsector ganadero en el que Extremadura tiene mucho que decir en el conjunto de España. No solo por su censo animal, apreciable, sino por el reconocimiento que en forma de premios obtienen los gallos cada vez que concurren a alguna competición oficial. De hecho, un gallo extremeño fue dos veces consecutivas campeón de España en 2003 y 2004. En mayo se celebra en Jerez de la Frontera el Campeonato de España de este año. «Cuando un perro o un galgo extremeño gana algo en campeonatos enseguida sale una foto. En cambio si lo hace un gallo de pelea no sale nada», se lamenta.
Los últimos datos oficiales indican que la región cuenta con unos 6.000 gallos de este tipo, casi todos de la raza combatiente español, repartidos por unas 300 explotaciones o galleros, como prefieren denominarlos quienes crían esos ejemplares. Las Vegas del Guadiana, más las Bajas que las Altas, son su principal foco de asentamiento.
Ángel Martín tiene a cerca de 100 ejemplares en una nave situada en el casco urbano de Puebla. Juan Luis Recio tiene más, entre 150 y 200. Otros criadores cuentan incluso con granjas de 300.
Desde el punto de vista ganadero, no parece una mala inversión en los tiempos que asolan al campo. De hecho, una oveja se está vendiendo de media a cien euros. Un gallo de pelea, por cerca de 200 euros (50 euros si es un pollo y hasta 1.000 en caso de sementales o de un 'pedigrí' excepcional). Y el coste de su alimentación (come habitualmente un kilo y medio de pienso al mes y el consumo de agua es escaso) resulta sensiblemente inferior al del ganado ovino.
Controles
Eso sí, su carne no es especialmente apetecible, por lo que el uso para alimentación no es el preferente. «Sirve para lo que su genética dice que es, para participar en competiciones deportivas o en peleas que en rara ocasión son mortales», aclara Martín. Por este motivo, la exportación es su salida comercial más habitual.
«Lo entendemos como una afición, un 'hobby'. También como una explotación ganadera, una explotación avícola más. El problema es que aquí, como en otros sitios en los últimos tiempos, ha llegado un tipo de gente de dinero fácil que es la que rompe las normas», admite Recio.
Se trata seguramente de ese tipo de gente que apuesta en reñidores (lugar destinado a las riñas de gallos, un anfiteatro romano a pequeña escala) no autorizados cuando la legislación lo impide taxativamente. Contra esa imagen se revuelven los gallistas extremeños, cansados de aparecer envueltos en un halo de opacidad por la deriva de las peleas ilegales.
«Todo lo que tenemos está absolutamente controlado, como si fuera una ganadería más. Seguramente incluso más que en otros sectores ganaderos mucho más conocidos para la mayoría de la gente. Además cualquier criador tiene un trato exquisito con cada gallo de pelea. Están perfectamente cuidados», agrega.
Un problema añadido que tienen los gallistas extremeños es que su ámbito de acción habitual, al estar prohibidas las tientas y riñas en suelo extremeño, es Andalucía. Allí, por ejemplo, tienen que federarse para participar en las distintas competiciones. También allí, los criadores se han venido organizando en peñas y asociaciones. En 1996 se constituyó la Federación Andaluza de Defensores del Gallo Combatiente Español, inscrita en el registro oficial de la comunidad autónoma.
Su principal actividad es la de fomento y selección de esta singular raza, que se concreta en la celebración de tientas y pruebas gallísticas en los denominados reñideros de calificación, cuya organización corresponde a las diferentes peñas y asociaciones federadas. Una actividad que, pese a su tradición y arraigo en determinados municipios de Andalucía, sigue generando polémica por lo que se considera maltrato a esta especie. En Extremadura la conflictividad está más soterrada.
«No somos maltratadores. Todo al contrario. Somos los primeros que nos volcamos, quitando mucho tiempo de nuestro ocio o como actividad complementaria a nuestras profesiones, en la continuidad de una raza única para que continúe adelante. Los mimamos como nadie, en todos los aspectos. Las tientas, que sirven para hacer las pruebas de selección, se llevan a cabo con botanas (parches) de silicona, para proteger las patas, y las piqueras (en los picos) también son de ese material», explica Recio.
El criador de Puebla de la Calzada apela también a un razonamiento sentimental. «Los que criamos gallos de peleas somos unos enamorados de esta especie. Nos desvivimos por ella. ¡Pregúntaselo a Antonio!», dice mirando a Antonio Coronado, de 69 años, un jubilado que atiende la mayor parte del tiempo su explotación y «vive por los gallos. De hecho, se curó de un tumor pensando que ya le quedaba menos para estar con ellos aquí. No te exagero». Antonio, con la cabeza agachada y un gallo entre sus manos, se levanta y asiente.
ASANDA Facebook
ASANDA Facebook
Conferencia veterinaria
Aquí puedes ver vídeos y texto de la Conferencia ofrecida en Cáceres por Jose Enrique Zaldívar y Miguel Ibáñez el 19/04/2012.
Profesorado Animalista

Profesorado Animalista
Si eres profesor y quieres educar a los alumnos en el respeto a los animales,
por favor lee esto

SOS Veneno

SOS Veneno

Bandera

Bandera española antitaurina

Paseador de perros

Paseador de perros
paseadordeperros.com
Encuentra al paseador de perros de tu localidad. Trabaja como paseador de perros. Profesionales que se dedican a: pasear perros, llevar al veterinario o peluquería, cuidarlos el fin de semana....