Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio / Noticias / 'Kale borroka'

La mano de obra la ponemos gratis pero los materiales tenemos que pagarlos. Necesitamos tu colaboración económica para poder seguir actuando

Boletines de novedades de ASANDA

Bienvenidos a la web de ASANDA
Destacados

Legislación animales

 

Protectoras andaluzas

Reclama daños

Reclamar daños

STOP Spam Animalista

STOP Spam animalista

NO Cazadores

No Cazadores

Salvapantallas

Salvapantallas

Agradecimientos

Plataforma Animalista Mundial

Fundación Utopía Verde

Más información

Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
 

'Kale borroka'

archivado en:


RUTH TOLEDANO 07/09/2007



El cantante Joaquín Sabina publicó hace unos días en este periódico un panegírico del matador José Tomás en el que dice así: "Estuve en la Monumental, del brazo de Serrat, soportando en trance la kale borroka antitaurina la tarde de su ruidosa reaparición". Como el cantante Sabina tiene (o quizá tuvo) muchos seguidores de sus letras y comparte con el matador de Galapagar mucha cobertura mediática (el panegírico ocupaba una página completa, a la que hay que sumar las que ocupa el profuso seguimiento de las actividades de ése y otros matadores), conviene responder a su atrevimiento: su fama no puede justificar su, llamémosla, confusión ni ser carta blanca frente a los lectores. Sabina define la protesta antitaurina como kale borroka, lo que significa confundir con violencia el derecho constitucional de manifestación y concentración ciudadanas. Sorprendente. La kale borroka, tal como la entiende nuestro imaginario común, persigue la desestabilización del sistema a través de la agresión callejera y el enfrentamiento incontrolado: quema de mobiliario público, rotura de escaparates, vuelco de autobuses, lanzamiento a las fuerzas policiales de objetos contundentes y artefactos explosivos, carreras, amenazas. En el País Vasco se identifica con la antesala del terrorismo etarra.
La protesta antitaurina, por su parte, persigue el cambio del sistema que maltrata a los animales y se ejerce de forma pacífica, haciendo notar su presencia sin recurrir a la violencia: convocando a los afines, coreando los eslóganes pertinentes, portando pancartas alusivas. Nada que no conozca o practique cualquiera que haya participado de una legítima protesta ciudadana; muchos de los que conocen y apoyan a Sabina, sin ir más lejos. Y nada, ni mucho menos, que ver con el cóctel mólotov que el propio Joaquín Sabina lanzó en Granada contra una sucursal del Banco de Bilbao en 1970 y que le llevó a su romántico exilio en Londres. Sin embargo, yo jamás me atrevería a llamar kale borroka a su lucha antifranquista. Eran otros tiempos y él, un cantante protesta.

En estos tiempos, mal que les pese a antiguos subversivos o a viejos revolucionarios, hay quienes creemos que debemos seguir luchando. Ya no contra el Proceso de Burgos, gracias a tantos que lo hicieron valientemente antes que nosotros, pero sí, entre otras causas, contra lo que también consideramos procesos: los que se abren y cursan contra los animales. Injustos, porque los procesados son inocentes, y extremadamente crueles, dado el sufrimiento que se les inflige. Si el dictador fue antaño la ruindad que nos acompañaba fuera de nuestras fronteras, hoy es la taurofilia lo que horroriza y provoca desprecio. Nuestra mayor vergüenza. Acosar y torturar a un animal hasta la muerte no tiene justificación moral ni puede confundirse con el arte. Dice Sabina que sólo le queda una adicción: el matador José Tomás. Habló con propiedad. Porque, como bien sabemos, toda adicción genera, en mayor o menor medida, violencia hacia los demás: la adicción alcohólica destruye familias y hace correr mucha sangre (cuánto crimen machista viene anegado en sol y sombra), la adicción cocainómana levanta la mano y deja caer golpes sobre lo que encuentra cerca (cuánto bebé maltratado es su escalofriante víctima). Aunque, en última instancia, el alcohólico o el cocainómano puede quedarse solo con ella, con su adicción. Por su parte, la adicción taurófila convierte a los toros en sus víctimas, pero además las necesita para persistir. Y trata de sublimar su dolor (lo sabotea, lo ignora) con poéticas sobre la sangre. Una egoísta y perversa adicción.

Los antitaurinos estamos en contra de ese abuso, sencillamente. Y la taurofilia española va más allá del coso estrella. A su alrededor se producen cientos de festejos populares donde se maltrata a toros y vaquillas que son quemados, ensogados, rajados, cegados, destripados, ahogados. En Tordesillas (Valladolid), y con el beneplácito institucional y mediático, el tristemente célebre Toro de la Vega es alanceado hasta la extenuación y la muerte por hombres que lo persiguen a caballo. Pero la víctima de este año, de nombre Jaquerito, no estará solo. Como en años anteriores, el próximo domingo día 9 muchas personas llegaremos allí en autobuses a protestar, legítima y pacíficamente, contra ese terror. Y cada vez somos más (de ahí la campaña del cantante Sabina y los suyos). Aunque la policía tenga que protegernos de los insultos, de las amenazas, del lanzamiento de objetos contundentes, de los agresivos infiltrados. De la kale borroka taurina.



ASANDA Facebook
ASANDA Facebook
Conferencia veterinaria
Aquí puedes ver vídeos y texto de la Conferencia ofrecida en Cáceres por Jose Enrique Zaldívar y Miguel Ibáñez el 19/04/2012.
Profesorado Animalista

Profesorado Animalista
Si eres profesor y quieres educar a los alumnos en el respeto a los animales,
por favor lee esto

SOS Veneno

SOS Veneno

Bandera

Bandera española antitaurina

Paseador de perros

Paseador de perros
paseadordeperros.com
Encuentra al paseador de perros de tu localidad. Trabaja como paseador de perros. Profesionales que se dedican a: pasear perros, llevar al veterinario o peluquería, cuidarlos el fin de semana....